Cómo elegir perfume

Elegir perfume no es siempre una tarea sencilla. Los hay más más modernos, más tradicionales, atrevidos, tímidos, los que siempre se impregnan de un mismo olor y otros que desean tantos como estados de ánimo experimentan a lo largo del día. Una fragancia para cada momento y para cada tipo hombre. Así son las cosas y por eso queremos aconsejarte para que aciertes en la elección.

Vaya por delante que, aunque hablamos de perfumes, de forma genérica, no todos los productos lo son. Es decir, está el perfume, pero también el agua de perfume, la colonia y el agua de colonia. Todos ellos encierran fragancias en su interior, pero lo que varía es el porcentaje de esencia con el que están elaborados. Cuanto mayor sea éste último, mayor será también la intensidad del olor y su duración.

A la hora de aplicarnos una muestra para decidir, hemos de tener en cuenta que los perfumes no huelen igual en todos los hombres. El PH de la piel, la temperatura corporal y la secreción sebacea influyen en el resultado final. En cualquier caso, échate un poco en zonas estratégicas como el cuello o las muñecas, espera unos segundos y experimenta. Si pruebas con varios perfumes, olfatea granos de café entre medias para descongestionar la nariz.

En el caso de los hombres, podemos dividir los tipos de aromas que nos ofrece el mercado en cuatro categorías genéricas: aromas cítricos, aromas a especias, aromas a maderas y aromas a cueros. Entre éstos tendrás que decidir, teniendo en cuenta también que hay marcas de más o menos prestigio, perfumes más o menos masivos e incluso otros que identifican a quien los porta con las cualidades del famoso de turno que lo anuncia.

Fíate de tus instintos y apuesta siempre por aquellas fragancias con las que te sientas más identificado. Cada uno tenemos nuestra propia personalidad y en función de ella hemos de decidir. En líneas generales, decir que los aromas frescos y los cítricos están especialmente indicados para las personas más extrovertidas; los más alegres y espontáneos han de quedarse con perfumes frutales y florales; para los más románticos aromas dulces, naturales para los maduros y para los más reservados e introvertidos por qué no las fragancias de tipo oriental.